Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informamos que el Banco Central de la República Argentina (BCRA), a través de la Comunicación A 6703, generó un incentivo para que los bancos presten más a pequeñas y medianas empresas, intentando generar más capacidad financiable a uno de los sectores que más sufre las altas tasas y la caída en el crédito.  

El texto especifica que “se considerará el saldo promedio móvil a fin de los últimos 12 períodos anteriores al bajo informe de las financiaciones en pesos (Préstamos y Créditos por Arrendamientos Financieros) otorgadas a MiPymes respecto del total de esas financiaciones al sector privado no financiero de la entidad”. 

Antes se tomaba la foto de préstamos del último mes y ahora de un promedio de 12 meses para que haya mayor capacidad prestable. El inconveniente era que la franquicia por efectivo mínimo, depende de la proporción de crédito pyme sobre crédito total y se calculaba sobre el mes anterior. Como el crédito estuvo cayendo, esa proporción aumentaba y llegaba al límite. Ahora se calcula sobre los últimos 12 meses, así que en general aumenta la capacidad prestable a pymes. Pero, esto depende de la situación de cada banco. 

Asimismo, la nueva norma dispone que la disminución de la exigencia en promedio en pesos en función de las mencionadas financiaciones operará, entre los meses de mayo y octubre de 2019, sobre la mayor proporción que surja de aplicar lo previsto en ese punto y el ratio de financiaciones mantenidas a fin del período anterior bajo informe.