En virtud de la situación de emergencia que se vive por la pandemia del COVID-19, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) analizó una serie de medidas a implementar que atenúen el impacto económico negativo del aislamiento en el sector pyme. 

Por un lado, se plantearon propuestas orientadas a mitigar el costo laboral, relacionadas a la reglamentación urgente del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción"; la reducción de contribuciones patronales automática para pymes con certificado; y la prórroga de vencimientos de las declaraciones juradas de los recursos de la Seguridad Social de marzo y abril. 

Asimismo, se trazaron puntos a tener en cuenta para realizar una salida gradual del aislamiento según actividad y región, como por ejemplo, de qué manera sería conveniente habilitar la normalización de la actividad productiva y propuestas puntuales para el Comercio, los Servicios, la Industria, la Construcción y las compras públicas. 

En cuanto a medidas financieras, se afirmó la necesidad de otorgar préstamos con tasas progresivas del 0% al 10% según tamaño y rubro de empresa, así como también que los bancos autoricen descubiertos automáticos en cuentas corrientes para cubrir cheques, y ampliar plazos de pagos para pymes. 

Por último, se plantearon medidas tendientes a reducir la carga impositiva para las pequeñas y medianas empresas a través de prórrogas de vencimientos que son urgentes para el sector, y exención de pagos de distintas obligaciones fiscales.

Para acceder al documento con las medidas analizadas, clic aquí